top of page

2 DE FEBRERO: ¿POR QUÉ COMEMOS TAMALES EN EL DÍA DE LA CANDELARÍA?

Como muchas tradiciones mexicanas, el clásico día de comer tamales surge gracias a la mezcla de tradiciones indígenas y españolas.


Empecemos por el inicio.


Para conmemorar el inicio de la temporada de siembra, los Aztecas realizaban diversos rituales en honor a Tláloc, Chalchiuhtlicue y Quetzalcóatl. En estos rituales se servían productos elaborados con maíz, entre ellos los tamales como ofrenda para los dioses.


A partir de la Conquista, el sincretismo de diversas celebraciones religiosas mantuvo como costumbre este platillo que hoy es emblemático de la cultura mexicana.


El maíz es, según el libro de los Mayas Popol Vuh, el elemento que usaron los Dioses para la creación de los hombres y darnos vida. De ahí la importancia para las ofrendas desde la época prehispánica y su enorme valor como regalo para quienes lo reciben o lo preparan.


Durante la conquista de México, los frailes se dieron a la tarea de evangelizar, por lo que se mezclaron las tradiciones prehispánicas y católicas, dando paso a ritos con características únicas como las que se dan durante el Día de la Candelaria y los tamales como parte de las festividades.


Yéndonos más a la religión católica, el rito inicia con la Navidad, cuando nace el niño Jesús y se coloca en el pesebre donde estará hasta el día 2 de febrero que se levanta y se viste para presentarlo a la iglesia.


Antes del 2 de febrero se lleva a cabo la partida de rosca de reyes, donde la tradición nos dice que a quien le salga “el niño de la rosca” se convierte en los padrinos y por ende debe ofrecer una fiesta para levantar al niño del pesebre y por eso, se ofrecen tamales. Una ofrenda que es para el Niño Dios, antiguamente era para Quetzalcoatl, Tláloc y Chalchiuhitlicue.


Los tamales, además de ser uno de los platillos más antiguos y diversos del país, son una de las tradiciones culinarias que tiene más arraigo en cualquier tipo de celebración. Es por ello que es muy importante cuidar su correcta elaboración para obtener un producto delicioso y nutritivo.

La mayoría de los tamales se realizan siguiendo el proceso de nixtamalización en el cual se cuece el maíz con cal, para posteriormente molerlo y elaborar harinas o masas con las cuales se obtendrán tamales de diferentes texturas y tamaños: es así cómo se elaboran los tamales verdes de la Ciudad de México, el zacahuil de la Huasteca o los tamales barbones de Sinaloa.

Gracias al proceso de nixtamalización, los tamales de la Candelaria obtienen su característico sabor y textura, además de ser una opción nutritiva para toda la familia. Ya que los tamales nos brindan nutrientes como: calcio, fósforo y niacina (vitamina B3), además de una gran aportación de proteína y fibra.


En Prepa Patria siempre buscamos mantener las tradiciones de nuestro país en alto, por eso, les proporcionamos a nuestros alumnos información valiosa que los ayude a comprender y continuar con cada una de ellas.


Contáctanos para recibir información y forma parte de esta gran familia.





12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Комментарии


  • whats app
  • Instagram
  • Gris Facebook Icono
  • mail-icon-2
  • Gris Icono Twitter
  • Gris Icono de YouTube
bottom of page